A la hora de hacer un balance de nuestro año, nos cuesta ser objetivos. Me explico: todos los años traen desafíos y situaciones difíciles, que nos traen emociones muy intensas. Como tenemos tendencia a recordar las cosas malas, nos quedamos con que eso fue lo más importante del año.

Sin embargo, si revisamos con detenimiento nuestro año, mes a mes, evento a evento, foto a foto, vamos a descubrir muchas cosas que se nos habían olvidado y que fueron tan importantes, o incluso más, que las situaciones negativas.

Cuando empecé a revisar mi 2019, descubrí que lo que en un primer momento pensaba del año, no tenía tanto que ver con la realidad. De hecho, me llevé varias gratas sorpresas, como que estuve muy conectado con mi familia, compartí muchas cosas con mi pareja, o que mejoré muchísimo mi ajedrez.

Pero este no es un blog para vanagloriarme, sino para ayudar a los escritores a mejorar sus historias y a organizarse, para que se distraigan menos. Por eso, todo lo que no tenga que ver con la literatura en sí, no lo voy a incluir en el resumen.

¿Cuál es la idea? Inspirarte a que hagas pequeños ajustes en tu vida diaria, para que puedas leer y escribir más; porque, como digo siempre, la literatura es una excelente herramienta para darle sentido a la vida.

 

  • Segunda edición de El valle mortal. Durante años tuve que batallar contra los que estaban en contra de la corrección; y más específicamente, la corrección de poesía. Cuando el año pasado publiqué Crepitar, descubrí que ya no tenía que librar ninguna batalla, sino inspirar a mis alumnos a que mejoren sus poemas, sus cuentos y sus novelas. También me di cuenta de que había mejorado mucho como corrector y quería revisar los poemas de mi primer libro.
  • Nuevo enfoque del proyecto. A fines de noviembre me di la cabeza contra la pared, al descubrir que no estaba ayudando a mis alumnos como corresponde. Entonces decidí empezar todo de cero (es una manera de decir, todos sabemos que nadie empieza nada de cero), y empecé a construir las bases de nuevo. Eso logró que mejorara muchísimo mis clases, las conversaciones diarias con mis alumnos, y mejorar los próximos servicios que voy a dar el año que viene. Ahora entiendo mejor los problemas que quiero trabajar y la forma en que puedo ayudar a mis lectores y a mis alumnos.
  • Nouvelle. Escribí mi primera nouvelle, en menos de un mes. El tema es así. Siempre escribí muchísimo, pero notaba que últimamente le dedicaba bastante tiempo al blog y a mis clases, pero poco a mi propia literatura. Por eso decidí trabajar en el hábito de escribir ficción. Empecé a principio de año, pero lo abandoné. Lo retomé en octubre, pero no avanzaba como quería, ya que lo hacía a la noche, cuando estaba muy cansado. Entonces tomé una de las mejores decisiones del año: empezar a escribir cada mañana. El primer mes escribí cuatro cuentos, pero sin corregirlos. Este mes escribí una nouvelle de más de 50 páginas, terminé la corrección estructural, y empecé la corrección de estilo. Todo con un promedio de 25 minutos por día. O sea, con las herramientas de escritura adecuada y el hábito bien trabajado, podemos lograr muchísimo más de lo que imaginamos.
  • Alumnos. Este año no solo ayudé a varios alumnos a avanzar con sus libros y en algunos casos terminarlos, sino también a organizarse mejor en su día a día, para dedicarle más tiempo a la literatura. Es algo en lo que quiero profundizar, porque conozco muchos excelentes escritores que no avanzan con su carrera, por un problema de desorganización.

 

 

LOS MEJORES ARTÍCULOS DEL BLOG EN EL 2019

Como pueden ver, fue un año lleno de publicaciones y con muchísimo aprendizaje. Felices fiestas 🙂

***

Para conocer mi anterior resumen:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *