POR FEDE ARRIOLA

Una de las preguntas más habituales que nos hacen a los que nos dedicamos a escribir y dar clases es cuál es la diferencia entre relato y cuento. También en qué se diferencian un cuento de una novela.

Más que responder con las diferencias técnicas, que las hay, pero que varían según el autor, quiero compartirles una reflexión.

No importa el género, no importan las categorías ni las etiquetas. No importa si escribís algo de tres páginas o de cien. Lo que más importa es contar historias verosímiles y entretenidas.

Podés sentirte más cómodo escribiendo realismo mágico que ciencia ficción, podés sentirte más a gusto con la novela histórica que con los microrrelatos. Eso no importa demasiado. En todas las ramas de la literatura nos vamos a encontrar con escritores que nos apasionen y otros que no nos gusten. Es normal.

Borges escribió principalmente cuentos y poesía. Galeano escribió una especie de microrrelatos. Onetti escribió mayoritariamente novelas. Cortázar no, Cortázar escribió de todo.

Es que hay escritores que se sienten más a gusto nadando en el mar, y otros que prefieren bucear en el océano. Hay escritores que prefieren las aguas termales y otros que quieren vacacionar en la montaña.

Pero no podemos perder de vista que estamos escribiendo historias para nuestros lectores, que dichas historias tienen que estar bien escritas, ser verosímiles y entretenidas.

Después cuál es la diferencia entre una y otra cosa dejémosla a los teóricos y a los críticos literarios. Es más, pregúntenle todo eso a ellos, que son los que más saben del tema.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *