Muchos alumnos me escriben con el mismo problema: les cuesta enfocarse a la hora de escribir. Yo creo que uno de los problemas principales se debe a la hiperconexión de hoy en día.

Las redes sociales pueden ser perjudiciales para escribir, siempre y cuando no las usemos profesionalmente. En general, nos roban mucho tiempo porque nos distraen y no nos ayudan a enfocarnos cuando queremos escribir.

Estar constantemente hiperconectado provoca el famoso bloqueo del escritor. Una vez que nos proponemos sentarnos a trabajar en un poema, en un cuento o en una novela, nos enfrentamos a la hoja en blanco. Esto pasa porque perdimos la práctica de escribir y porque estamos acostumbrados a responder cada vez que nos llega un mensaje.

Recibimos una notificación y queremos verla. Llega un mail a nuestra casilla y queremos leerlo. Prendemos la computadora, y abrimos automáticamente Facebook.

Todas estas prácticas nos alejan de nuestro objetivo: publicar un libro. Por eso, para lograrlo te recomiendo, más allá de los tips puntuales que comparto en el video, que hagas un cambio de paradigma: empezá a pensar como un escritor profesional.

Un escritor profesional piensa en proyectos. Noto que muchos alumnos dudan sobre lo que están escribiendo -si es un cuento o una novela, si quieren escribir un libro infantil, o uno para adultos-, y esto no les permite avanzar con el ritmo que les gustaría. En cambio, un profesional piensa en proyectos (libros a publicar); trabaja enfocado en su próxima publicación y todo lo que se le ocurra en el camino, lo escribe y lo guarda, para tener material en el futuro.

CONSEJOS ÚTILES

Existen algunas prácticas que yo mismo puse en práctica para enfocarme en la escritura y quisiera compartirte a continuación:

  • Cambiar de paradigma: ser escritores profesionales.
  • Pensar por proyectos (libros)
  • Desconectar internet y trabajar sin conexión.
  • Apagar el celu.
  • Trabajá en horarios donde sepas que vas a estar tranquilo. Es fundamental que nadie te moleste, para saber que podés trabajar sin distracciones.
  • Poné música que te inspire. Yo suelo escuchar Beirut, pero sé que hay escritores que prefiere escuchar música más up. Lo que sí es seguro, para no distraerte, es preferible que las canciones no sean en un idioma que domines. La música instrumental es la ideal 😉
  • Meditá antes de escribir. Cada vez que medito, puedo escribir con muchísimo más foco e inspiración. Super recomendado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *