Coca Monte, bajista y productor de Vetamadre —una de mis bandas preferidas—, en un documental dijo algo que me movilizó mucho: “Uno tiene que hacer la música que quiere, no la que puede; porque si no se limita mucho”.

Cuando escuché esta frase tuve que poner en pausa el video. Uno tiene que hacer la música que quiere. Eureka. Claro, me dije, porque al hacer la música que uno quiere, el techo desaparece y uno puede elevarse, mejorar constantemente, ser la mejor versión de sí mismo.

Y lo mejor de todo es que esta idea se puede trasladar a cualquier actividad: la música, la cocina, nuestra profesión, nuestros libros.

Pensemos en detalle esta idea en torno a nuestra escritura: tenemos que escribir el libro que queremos, no el que podemos.

Lo que queremos nos pone la vara más alta, nos obliga a mejorar nuestra escritura, a leer, escribir y corregir más.

En cambio, si escribimos los cuentos que podemos, si dejamos como vienen los capítulos de nuestra novela, si no corregimos nuestros poemas, nos dejamos estar, procrastinamos, y no quedamos conformes con nuestros resultados.

Para vos, ¿tiene sentido?

Siempre van a aparecer obstáculos, problemas, días malos. Pero una vez que empezamos a pensar con la mentalidad Coca Monte, las cosas cambian.

Por más que aparezcan estos desafíos, vamos a enfrentarlos con otra mentalidad.

Sin miedo. Ahí está la clave. Una vez que hacemos lo que queremos, y no lo que podemos, el miedo ya no es un obstáculo que nos paraliza. Una vez que trabajamos para lograr lo que queremos, el miedo se convierte en una alarma que solo sirve para avisarnos que es hora de cambiar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *