Las redes sociales, Netflix, la televisión, WhatsApp, Google, Youtube.

Tenemos tantas cosas alrededor y cada vez más atractivas y adictivas, que nos cuesta horrores concentrarnos en una sola cosa.

Los escritores contemporáneos tenemos un gran desafío por delante: luchar contra la procrastinación y las distracciones.

En el video de hoy quiero compartirte 10 tips que estos años me ayudaron mucho para terminar los proyectos literarios que me proponía. Espero que te gusten.

#1. ESCRIBIR A CONTRAHORARIO

La mayoría de las personas vivimos en una franja horaria preestablecida y mantenemos costumbres similares.

Nos despertamos entre las seis y las nueve de la mañana. Almorzamos entre las doce y las dos de la tarde. Nos conectamos en las redes sociales antes de salir de casa, al mediodía y a la noche.

Esto puede variar entre países, pero la diferencia no es tan grande.

Si nosotros aprendemos a organizarnos para escribir en horarios donde las personas no están pendientes de su celular, podemos escribir con mayor enfoque.

Por ejemplo, a las seis de la mañana, mientras todos se empiezan a despertar. O a las nueve, cuando la mayoría ya está trabajando y no está tan pendiente de las redes.

O a las tres de la tarde. Cada uno sabe qué horario le conviene más, dependiendo de sus costumbres y las de sus allegados con los que tiene más contacto.

#2. DESCONECTAR INTERNET

El mayor causante de nuestra distracción es internet.

Si desconectamos un rato nuestro wifi, no te das una idea la cantidad de páginas que podés llegar a escribir.

Cuando logro desconectarme del mundo virtual, sé que escribo más concentrado y leo muchísimo más.

#3. ALEJAR EL CELULAR

Otro gran problema es que en el teléfono tenemos todo: la cámara de fotos, las redes sociales, WhatsApp, el reloj, la calculadora, ls videojuegos, el Google maps, y la lista es interminable.

Si dejamos lejos el celular o lo apagamos un rato, escribir con enfoque ya no va a ser algo imposible.

#4. PONER MÚSICA EN OTRO IDIOMA

Me encanta escribir con música. Tengo muchos artistas de cabecera que me ayudan a concentrarme en lo que estoy escribiendo.

Pero sé que a todo el mundo no le inspira la misma clase de música. Mientras a un escritor le sirve escuchar jazz, a otro lo duerme.

Mientras un escritor se entusiasma con música electrónica, a otro lo distrae.

Va en cada uno. Lo que sí recomiendo es que elijas música que esté en un idioma que no conozcas, porque las palabras pueden interferir en tu discurso y distraerte.

#5. PREPARAR ALGO PARA TOMAR

Aunque siempre me pareció extraño, las bebidas ayudan a concentrarnos. Debe tener alguna explicación científica. Si vos sabés cuál es, dejame un comentario explicándolo.

Por supuesto la mejor bebida es el agua, aunque a mí el mate me ayuda muchísimo a concentrarme.

Hay quienes prefieren tomar un té o café, pero aunque te ayuden a concentrarte, me parece que no es lo más saludable.

#6. CREAR UNA RUTINA DE TRABAJO

Estoy convencido de que si nos profesionalizamos, sea en el área que sea, en el oficio o en el arte, las cosas cambian rotundamente.

Existe un prejuicio de muchos artistas latinos en donde se ve mal ser profesional trabajar con una rutina o ser disciplinado.

Por suerte hay excepciones.

En realidad, si aprendemos a trabajar con una rutina, trabajamos mejor, gastamos menos energía y nos enfocamos más.

#7. USAR EXTENSIONES DE CHROME

Más allá de que una de las principales causas que trae internet, al mismo tiempo nos brinda muchas herramientas que pueden ayudarnos a combatir la distracción: extensiones, apps y programas.

Una que te quiero recomendar es Eradicator Facebook, que bloquea el feed de la red social y permite solo entrar en grupos, páginas y perfiles, pero siempre que vos elijas hacerlo.

Una vez que empezás a usar esta clase de herramientas, tu concentración aumenta y podés escribir más y mejor.

#8. DESCANSAR MEJOR

Cuando estamos cansados, por más que intentemos concentranos, se nos hace imposible. ¿Te pasó?

Un montón de veces quise escribir estando cansado y me distraía con cualquier cosa, cometía errores de tipeo o me iba por las ramas.

Por eso es mejor aprender a descansar bien, a comer sano, a hacer ejercicio, así tenemos más energía y estamos más enfocados en lo que estamos haciendo.

#9. GENERAR HÁBITOS

Desde que empecé a trabajar en mis hábitos, hace más de tres años, mi vida empezó a mejorar considerablemente. Al principio me costaba un poco ser constante con un hábito, y hay algunos de ellos que me cuesta más incorporar, pero como sé que es un trayecto de largo plazo, no me rindo.

Obviamente hay hábitos que logro cambiar en pocas semanas, sobre todo los que tienen que ver con la lectura, el estudio y la escritura.

Si te tomás el trabajo, aunque sea de cambiar un hábito -comer más sano, dormir mejor, escribir cierta cantidad de palabras-, vas a empezar a perder la distracción a la hora de escribir.

#10. BASTA DE REDES

Y por fin, si el problema principal de nuestra distracción para escribir está en las redes, tenemos que empezar a usarlas a nuestro antojo, con moderación, y no dejar que ellas nos usen a nosotros.

Desinstalá alguna de tu celu, cerrá una de tus cuentas. No va a ser el fin del mundo. Si querés ser un escritor profesional, la distracción no puede ser moneda corriente en nuestra vida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *