La mayoría de las personas estamos viviendo, por primera vez en nuestra vida, una situación muy distinta, con muchísima incertidumbre. No sabemos qué es lo que va a pasar dentro de un mes, ni de tres, ni de cinco.

Este tema nos preocupa, y nos mantiene la cabeza ocupada. Pero cuanto más tiempo pasemos leyendo las noticias, y sobre informándonos, peor nos va a hacer.

Muchos alumnos me comentaron que les cuesta concentrarse en la lectura, o mantenerse activos con la escritura.

Al principio de la cuarentena creíamos que íbamos a leer y escribir mucho más. Con todo el tiempo del mundo por delante, era nuestra oportunidad para avanzar con nuestros proyectos literarios.

Pero la realidad es otra.

Las noticias no son alentadoras, tenemos miedo, no sabemos lo que va a pasar en el futuro. Y a esto le tenemos que sumar que hay más gente a nuestro alrededor, que nos interrumpe constantemente a la hora de leer y de escribir.

 

EN NUESTRAS MANOS

Sin embargo, tenemos que ser conscientes de que podemos hacer muchísimas cosas, y que podemos convertir esta situación en una gran oportunidad.

En primer lugar, tenemos que ser conscientes de que hay cosas que están en nuestras manos y cosas que no.

Veamos, en primer lugar, lo que NO está en nuestras manos:

  • No podemos detener la pandemia.
  • No podemos encontrar una vacuna.
  • No podemos mejorar el sistema de salud de nuestro país.
  • No podemos obligar a los irresponsables a que se queden en sus casas.

Pero hay cosas que sí podemos hacer:

  • Respetar la cuarentena y los métodos de higiene.
  • Mejorar nuestra productividad, nuestra organización y la dinámica familiar.
  • Darles tranquilidad a nuestra familia y a nuestros hijos.
  • Inspirar a nuestro entorno a que haga cosas, como dibujar, aprender algo nuevo, leer un poema, escribir una carta.
  • Avanzar con nuestros proyectos literarios pendientes.

Si nosotros aprendemos a organizarnos mejor, a hacer cosas en casa —no solo a ver las noticias y perder nuestro tiempo en las redes sociales—, a escribir cuentos y novelas, a trabajar mejor, a mantenernos activos físicamente, a comer sano… nuestros hijos van a tener más herramientas en su vida adulta.

Cuando ellos vivan una situación complicada, van a saber cómo afrontarla. O por lo menos van a saber a quién llamar.

 

LA LITERATURA COMO CABLE A TIERRA

Cuando era chico aprendí una de las lecciones más importantes de mi vida: la literatura puede ser un excelente cable a tierra.

La mayoría de los adolescentes que sufren una crisis de identidad, tienen problemas emocionales y no le encuentran sentido a lo que les pasa.

Cuando yo viví esa situación, descubrí que la escritura me ayudaba muchísimo para canalizar y para entender lo que me pasaba.

Y sé que eso también les sucedió a muchos otros artistas, de diversas disciplinas.

Ahora bien, ¿cómo hacemos para seguir leyendo, si nos distraemos con mayor facilidad? ¿Cómo seguimos escribiendo? Veamos algunas ideas:

  • Este es un buen momento para leer algo diferente. En general, todos tenemos libros pendientes en los que no encontramos la oportunidad de leer. O ciertos géneros que conocemos poco, y a los que siempre les decimos: “Algún día…”. Por ejemplo, ¿cuántos pensaron: “Algún día voy a leer más poesía”? ¿Cuántos pensaron: “Me gustaría leer más filosofía”? O teatro, o cómics, o leer esa novela tan larga.
  • También es un buen momento para dejar de leer. Si habitualmente leemos mucho, quizás sea momento de bajar un cambio, parar la pelota, y empezar a hacer otras cosas, como ver más películas, o alguna serie.
  • Quizás sea la oportunidad de oro para retomar el estudio de un idioma. Todos siempre soñamos con aprender a hablar en inglés o en francés, pero no teníamos tiempo.
  • Si lo normal es que escribamos poesía, ¿por qué no probamos con empezar una obra de teatro? ¿Y si retomamos esa novela que dejamos por la mitad? ¿Y si aprendemos a corregir?
  • ¿Y si dejamos la literatura por un rato, y probamos con otro arte, como la fotografía, o la música?
  • Algo que también estaría muy bueno es ordenar nuestros textos, pasar en limpio los cuentos, digitalizar los archivos, aprender a usar la tecnología para tener todo en un mismo lugar.

Recordá que estamos viviendo una época única, extraña, distinta. Pero está en nuestras manos la forma en que vamos a reaccionar ante lo que pasa.


2 commentarios

Leonel Jerome Giarrocco · mayo 11, 2020 a las 12:29 am

Simplemente fantástico profesor👏👏👏👏👏

    admin · mayo 19, 2020 a las 9:22 pm

    Muchas gracias 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *