POR FEDE ARRIOLA

Este artículo es la segunda parte de una trilogía que habla sobre tomar notas. Aquí vas a aprender cómo tomar buenas notas. Si tenés ganas, podés empezar por el primero, en donde hablo de la importancia de tomar notas.

 

El problema principal que tenemos a la hora de tomar notas es que son demasiadas, y muchas veces no encontramos algo que queremos retomar, o algún concepto que nos gustaría revisar.

Para eso es importante tomar buenas notas, que se entiendan y que sean fáciles de encontrar, a largo plazo.

Por eso, en el artículo de hoy quiero compartirte algunos consejos que fui aplicando a lo largo del tiempo para tomar buenas notas.

 

CADA COSA EN SU LUGAR

Entre mis alumnos es muy común que tengan todos sus archivos y sus papeles mezclados. En el mismo cuaderno están sus notas literarias, sus apuntes de la facultad, y su planificación laboral.

A su vez, en su carpeta de Drive no tienen ningún criterio para ordenar las cosas; en una mismo lugar nos encontramos sus fotos, sus cuentos, sus poemas, su Currículum Vitae, y vaya a saber cuántas cosas más.

¿Te suena?

Por eso, para empezar a tomar buenas notas, es importantísimo que cada cosa tenga su lugar. Yo por ejemplo tengo un cuaderno en donde anoto las cosas de mis clases. Una carpeta de folios en donde guardo todo lo correspondiente a la música, y todo lo literario está en mi Drive.

 

TENER UN LUGAR PARA LAS IDEAS

Durante mucho tiempo tuve lo que Dumbledore llamaba pensadero: un lugar en donde dejar guardados sus recuerdos. En nuestro caso, vamos a tener un pensadero de ideas, en donde vamos a  guardar todas las cosas que se nos vayan ocurriendo.

A su vez, entre nuestras ideas podemos ordenar por categorías. Yo lo dividí por roles: ideas personales, ideas emprendedoras, ideas literarias, etc.

La idea de tener un lugar en donde guardar nuestras ideas se la debo a Lucía de Superhábitos. Gracias, Lu 😉

 

APROVECHAR LA TECNOLOGÍA

Hoy en día tenemos un montón de cosas para hacer con nuestros teléfonos celulares: ver las noticias catastróficas del mundo y del país, aprender cosas que no nos sirven para nada, entretenernos, boludear en Facebook, pelearnos con desconocidos en las Twitter.

Qué poco aprovechamos la tecnología para cosas realmente importantes…

¿Y cuáles son esas cosas importantes de las que hablo? Leer, escribir, piratear canciones, aprender nuevas habilidades, mejorar algo de nuestra vida, y por supuesto, tomar buenas notas 😉

Así que, una vez que termines de leer este artículo, quiero que empieces a ordenar tus ideas en un solo lugar, y que armes categorías para cada una.

 

PONER LAS FECHAS

Durante muchos años tuve la duda de si era importante poner las fechas o no. Con el tiempo me di cuenta de que esto es vital.

Gracias a poner en qué día, en qué mes, y en qué año escribiste tal poema, vas a poder trabajar mejor en tu libro.

Si a tus ideas les agregás la fecha, vas a saber cuáles son dignas de ser trabajadas y cuáles ya no te sirven.

Además va a ser más cómodo para ordenar. Lo digo por experiencia 😉

 

PONER LOS NÚMEROS DE PÁGINA

Cuando estás escribiendo una novela y tenés que trabajar en un capítulo, o en una escena, y no la encontrás, ahí te quiero ver.

Haceme el favor y acostumbrate a poner el número de la página… en todo: en tus libretas, en tus cuadernos, en tus novelas, en tus libros, en tus notas.

 

MINI RESÚMENES Y CITAS

Si sos como yo y te gusta estudiar y poner en práctica lo que vas leyendo, esto es un gran consejo.

Cada vez que leés un capítulo, te recomiendo que hagas un mini resumen de lo que leíste, para recordarlo más adelante. Y antes de que vuelvas a estudiar dicho libro, revisá las notas que fuiste acumulando.

Ahora bien, cuando hay una frase que te gusta mucho, o que te va a servir para tus artículos del blog, o para tus redes sociales, poneles comillas, así tenés la frase como fue concebida.

 

PASAR EN LIMPIO

El tema de tener muchos intereses, por más ordenado que seas, es que se te van a acumular las notas.

Peor aún, como sos una persona creativa vas a tener ideas hasta para cómo subir una escalera de un modo más divertido.

Por eso es importante cada tanto pasar en limpio las ideas, juntar las que estén repetidas, y eliminar las que ya no te sirvan.

 

LAS REFLEXIONES PERSONALES ESCRIBIRLAS A UN COSTADO

Esto es para diferenciarlas de los resúmenes que vayas haciendo. Yo suelo poner un subtítulo con la palabra idea.

Te juro que es un hábito que a mí me funciona muy bien.

 

PENSAR EN SISTEMAS

Los chicos de Superhábitos son unos densos con esto de crear sistemas. Y creo que ya me contagiaron.

Por eso, cada vez que estudio un libro, o que estoy tomando notas, pienso en sistemas que me permitan facilitar las cosas.

Te pongo un ejemplo, para que no quede en el aire. Mi sistema de escritura tiene tres pasos: la planificación, la escritura y la corrección. Entonces, cada vez que estudio un libro sobre el arte de escribir, veo en qué parte de mi sistema puedo aplicar las cosas que voy aprendiendo.

Esto lo hice en infinidad de cosas que me interesan: la composición de canciones, mi organización semanal, mi emprendimiento, mi entrenamiento físico, etc.

 

CÓMO PUEDO APLICARLO A MI SITUACIÓN

Esta es una pregunta fundamental cada vez que estamos tomando notas. Cada vez que aparece algo interesante, podemos preguntarnos cómo podemos aplicar dicha idea a nuestra situación particular.

Así vamos a lograr conseguir más cosas, y no caer en el síndrome de parálisis por análisis, que consiste en saber muchas cosas, pero no hacer nada con tanta información.

***

Estas son mis ideas para que empieces a tomar buenas notas. Te recomiendo que elijas una sola de la lista, la que más se adecue a tu situación actual, la que más te interese o la que más te guste, y durante una semana la pongas en práctica.

Si podés hacerlo durante una semana, vas a poder hacerlo en dos. Y si podés en dos, podés en un mes. Confiá en vos y ponete en marcha, que vas a tener grandes resultados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *