ELIMINAR: EL HÁBITO MÁS IMPORTANTE PARA CORREGIR BIEN

La corrección es la clave para mejorar nuestra escritura.

Sin embargo, esta es una de las partes de escritura que más postergamos, si es que alguna vez la llevamos a la práctica. Esto sucede por varias razones:

  • Desconocimiento. No sabemos bien cómo hacerlo. Creemos que se trata de manejar habilidades que tienen los escritores profesionales.
  • Pereza. Pensamos que toma mucho tiempo y que consume demasiada energía.
  • Miedo. El miedo siempre es un factor a tener en cuenta en todo lo que nos cuesta. En este caso, sentimos miedo a perder nuestra inspiración y a dejar de ser creativos.

En realidad, corregir es mucho más simple de lo que parece. Y para hacerlo, solo tenemos que aprender la clave y trabajar para incorporar el hábito.

Además, lejos de restarnos creatividad, nos ayuda a tener textos mejor trabajados y más melodiosos.

¿O acaso nunca dijiste: “qué poético”? Para que un texto sea poético, la clave está en la corrección.

CUÁL ES EL HÁBITO

El hábito para corregir bien se trata de eliminar lo que sobra: palabras repetidas, párrafos enteros, incoherencias, espacios en blanco.

Con la práctica vamos a descubrir nuevas cosas para eliminar. Puede ser que al principio cueste un poco encontrar palabras repetidas, pero cuanto más lo hagamos, el oído lector se va afinando.

Además lo vas a empezar a notar en cada libro que leas. Te reto a que navegues por la red, leyendo diferente tipos de blogs, y vas a toparte con muchísimas repeticiones en la mayoría de los artículos.

CÓMO INCORPORAR EL HÁBITO DE ELIMINAR

Como todo hábito, requiere unas ciertas conductas a realizar y mucha práctica. Aunque es verdad que para incorporar un hábito existan varias estrategias más. Pero a mí me interesa que elijas algunas y las trabajes de a poco.

A continuación, quiero compartirte algunas ideas de cómo podés trabajar el hábito.

  • Escribir todo lo que se te cruce por la cabeza. Cuanto más material tengas, mejor. Así vas a poder incrementar tu creatividad y buscar alternativas a un mismo párrafo. Con diferentes formas de escribir una idea, vas a saber mejor qué eliminar.
  • Eliminar las redundancias. Muchas veces decimos lo mismo en diferentes partes del texto. Esto pasa porque queremos escribir más. Además de innecesario, lo considero de mal gusto. Creo que esta práctica empezó con el periodismo gráfico, en donde el primer párrafo parafrasea el copete. Y se intensificó con la proliferación de blogs y del maldito SEO.
  • Buscar palabras repetidas. El famoso control + F puede resultar muy útil para hacerlo. La repetición quizás no sea tan grave a lo largo de un texto, pero sí debería ser eliminada de un mismo párrafo. Salvo contadas excepciones, por supuesto.

Estas son solo algunas ideas. La idea principal de eliminar se basa exclusivamente en la facilidad de lectura: el texto tiene que ser claro, directo y simple de leer.

Intentá llevar a la práctica este hábito y vas a ver cómo te va a resultar mucho más sencillo el acto de corregir.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario